Ibiza es una de las islas que se encuentran en el mar Mediterráneo y que pertenece al archipiélago de las Islas Baleares (España). Su extensión (de algo más de 550 kilómetros cuadrados) es reducida, lo que hace que sea fácil recorrerla al completo tanto por el interior como a través de la costa. Así pues, son muchos los barcos que alquilan en ibiza para bordear las playas y calas, en su mayoría veleros y  lanchas, y en las cuales tanto turistas como residentes habituales del territorio pueden disfrutar de las increíbles vistas en mar abierto.

La fama de la isla se extiende, sobretodo, por la gran versatilidad de la misma. La zona es un pequeño mundo de dos caras muy diferentes: la de la vida diaria y la de la vida nocturna. Durante la noche son cientos las personas, especialmente grupos de jóvenes, que toman las calles en busca de las mejores fiestas del país. La multitud de discotecas y pubs de ambiente garantizan la diversión para todos; sin embargo, a menudo se dejan de lado las posibilidades que ofrece la isla a plena luz del día.

De esta forma, es cuando los cálidos rayos del Sol acarician las fachadas de Ibiza que las múltiples calas de la costa muestran su máximo esplendor. Es posible hacer una ruta por ellas mediante vehículos marítimos como veleros catamaranes lanchas, o bien dirigirse a alguna cala en concreto y pasar allí un rato de tranquilidad.
Más de 50 calas reconocidas se distribuyen por todo el perímetro costero, y cada una de ellas tiene su propio carácter y su propio encanto. La lista de calas más conocidas incluiría Cala Jondal, Sa Caleta, Las Salinas, Es Cavallet, Playa d’en Bossa, Figueretas, Talamanca, Cala Llonga, Niu Blau, Cala Pada, S’Argamassa, Cala Martina, Cala Nova, Cala Lleña, Cala Boix, Pou d’es Lleó, Es Figueral, Cala San Vicente, Portinatx, Cala Xuclar, Cala Xarraca, Benirras, Puerto de San Miguel, Cala Salada, Cala Bassa, Cala Conta, Cala Tarida, Cala Molí, Cala Vadella, Cala Carbó y Cala d’Hort. Al margen de estas, el territorio también cuenta con otras calas de menores dimensiones y que, por lo general, son menos conocidas y transitadas.

Entre todas ellas, una de las más bonitas de visitar es la Cala Boix. Son muchas las personas que acceden a ella en bicicleta, aunque también es posible alquilar un coche o alquilando una lancha, velero o catamarán. Una vez allí, el visitante se encuentra en el centro de un arco montañoso que mantiene una abundante y bella vegetación durante todo el año. La arena de la cala es tan fina que se escapa entre los dedos, el agua es clara y limpia y existe un servicio de alquiler de sombrillas y hamacas.

Por otro lado, tampoco puede dejar de visitar Cala Xarraca. Más alejada del centro urbano que Cala Boix, este espacio costero es un páramo de tranquilidad y silencio. Para acceder a la zona se hace prácticamente imprescindible el uso del coche, algo que se ve recompensado al llegar y encontrar un amplio terreno dividido en tres zonas de aguas tranquilas. El entorno escarpado la hace idónea para practicar deportes como el submarinismo, mediante el cual el visitante puede deleitarse con una rica experiencia basada en la observación de una flora y fauna marina de gran vistosidad.

The following two tabs change content below.
Alexia

Alexia

Sedienta de descubrimiento desde su infancia, Alexia salta en la ocasión sin dudarlo, tan pronto como se trata de viajar. También pasa una parte de su tiempo libre alimentando este blog para ayudar a otros a viajar bien como ella. ¡Sigue los pasos de Alexia a través de sus artículos para descubrir el mundo!