my-ship-3688195_960_720

El problema de los viajes es que cada día estamos más habituados a llevar más elementos encima, ya sean electrónicos (móviles, tabletas, ordenadores, mp4, altavoces para el ipad, cámaras digitales y cargadores..) o de ropa y complementos. Sin embargo, las líneas aéreas van reduciendo, proporcionalmente a esta tendencia, la capacidad de carga permitida por pasajero. Así que acabas teniendo que llevar cuatro cosas que deberás ir sacando y metiendo en cada nuevo hotel de la ruta que realicéis para terminar agobiados, con arrugas en toda tu ropa y sensación de suciedad o de falta de originalidad luciendo siempre el mismo atuendo.

 

¿Has pensado en viajar en crucero?

Cómodo equipaje Uno de los aspectos fundamentales en el éxito del turismo de cruceros es precisamente el relativo al equipaje ya que cuando el pasajero ingresa a su nave correspondiente, se le otorga una habitación en la que se acomodará y habitará durante todo su viaje. Por eso el límite de equipaje no es tan severo como en otro tipo de transportes (autobuses, aviones, trenes,…) y al no tener que desplazarse con el equipaje a cuestas, puede ubicarlo cómodamente en el mobiliario de la habitación (aseo, armarios, mesillas, …).

Travesía al aire libre

Los viajes entre los distintos destinos se efectúan por mar, con la posibilidad de ir en cubierta abierta, al sol (gozando de éste para leer, entretenerse oyendo música, con la tableta, etc), tomando el sol en los numerosos sillones y hamacas distribuidos por el enorme crucero o incluso nadando en las bellas y espaciosas piscinas.

Un centro comercial flotante

Además estos cruceros actúan como verdaderas ciudades móviles, al contener centros de ocio (¡hasta cines con las últimas novedades en la cartelera!), de compras, de restauración, … También son numerosas las actividades que se realizan a bordo, desde sesiones de aeróbic, spa, baile, juegos para pequeños y mayores,…

Visita a bellas ciudades portuarias milenarias

Si te decantas por viajar en un crucero dispones de una oferta muy variada en lo que a visitas se refiere ya que puedes optar por visitar ciudades emblemáticas como Málaga, Barcelona, Marsella, Nápoles, Atenas, islas como las Canarias, las Baleares, Sicilia, Malta, Chipre o las del Egeo,… E incluso existe un crucero que da la opción de dar la vuelta al mundo en unos meses de absoluto y auténtico relax. Además, como no cuentas con un límite de equipaje, tienes total libertad para efectuar las compras que desees en cada lugar que visites.

Sorpresas inesperadas

Pero si hay algo que maravilla a las personas que han viajado en crucero son todas las sorpresas que han ido surgiendo en su viajes, desde las personas que han conocido a bordo del ingente y moderno buque, las bellas puestas de sol o amaneceres de los que han sido testigos desde el mar, los delfines y cetáceos que se convirtieron en temporales compañeros de viaje en determinadas travesías o la adquisición que hicieron de alguna compra que no pensaban hacer y que llevaban tiempo anhelándola.

 

Lujosos hoteles flotantes

Y como colofón a este modo de viajar, la opción de escoger el alojamiento según las preferencias que se tengan. El descomunal crucero cuenta con todo tipo de habitaciones, prácticamente de cualquier categoría hotelera. Desde lujosas y espaciosas suites hasta habitaciones con terraza al mar, a habitaciones con el tamaño y mobiliario justo para hacer una travesía cómoda pero sin grandes lujos, para aquellos que prefieren disponer de su dinero para otras cosas tales como poder realizar más compras, disfrutar de mayores degustaciones gastronómicas, etc. La oferta de precios en el alojamiento es tan variable como la modalidad de habitaciones.