belgium-3675639_960_720

¿Llega Semana Santa y todavía no sabes dónde ir? ¿Tienes cuatro o cinco días de vacaciones que te gustaría aprovechar al máximo? Bélgica se presentan como una perfecta candidata: buena comunicación, una capital como Bruselas, con numerosos vuelos y mucho por conocer, buen tamaño para trasladarnos por el país sin perder mucho tiempo, y una gran oferta de lugares interesantes que visitar entre los que seguro te costará elegir. Así que aquí te ofrecemos un pequeño itinerario que puede ayudarte a organizar tus viajes, conociendo todos sus rincones con Buendía Tours.

PRIMER DÍA: JUEVES/BRUSELAS

Si llegas el jueves por la mañana, y tu vuelo es uno de los madrugadores podrás unirte al free tour organizado por Buendía, el “aterrizaje” perfecto en la Capital Europea. El tour sale a las 10.45h desde la Grand Place y recorre gran parte del centro de la ciudad hasta llegar a enclaves de la zona sur como el famoso Palacio de Justicia. Si tu vuelo llega más tarde no te preocupes, podrás unirte al segundo grupo que se organiza al mediodía y que empieza desde el mismo punto de encuentro en la Grand Place.
Si eres el tipo de viajero al que le gusta visitar una ciudad a fondo, conociendo su historia y comprendiendo que se esconde detrás de sus grandes monumentos esta es una forma perfecta de inaugurar el viaje paseando por los lugares más emblemáticos de Bruselas, y sobre todo situando y orientando un poco a todo recién llegado.
La Grand Place, considerada como una de las plazas más bonitas del mundo, abrirá el recorrido con su sobrecogedora arquitectura y sus muchas leyendas, visitando después al Manneken Pis, el aristocrático barrio del Sablon, el enorme Palacio de Justicia, la Place Royale  y el cercano Palacio Real, terminando en la bonita Catedral de San Bavón y Santa Gúdula. También habrá tiempo para el famoso chocolate belga, con una pequeña degustación de la célebre maca de chocolate belga Godiva.
Una vez terminado el paseo por Bruselas será la hora de disfrutar de la gastronomía del país, en Bélgica hay platos muy interesantes y una gran oferta culinaria. Nuestros guías os recomendarán diversos lugares para comer cerca del centro pero alejándonos de los lugares pensados para el turista donde los precios son abusivos y la calidad es baja. Nos dirigiremos hacia la zona de Saint Catherine y de Saint Géry, la parte más belga del centro de Bruselas. Locales auténticos, restaurantes de calidad y un ambiente único que hace de Bruselas una ciudad con un carácter diferente al resto de capitales de centroeuropeas.

SEGUNDO DÍA: VIERNES/AMBERES

La segunda ciudad más grande de Bélgica y la tercera a nivel portuario en Europa gracias a su famoso río Escalda. La ciudad de Rubens, del diamante y de la moda que, con solamente medio millón de habitantes, reúne todas las grandes firmas de moda a nivel mundial.
En nuestra primera jornada, como en el resto de nuestras visitas, os recogeremos en la Gare Centrale de Bruselas a las 8:30h para emprender nuestro camino hacia Amberes. En este enclave señorial además de abrir nuestro recorrido con el magnífico río Schelde (Escalda), conoceremos el Castillo Steen, la Plaza del Ayuntamiento, la Iglesia de Nuestra Señora, la Iglesia de San Carlos de Borromeo, el Paseo de las tortas, la calle Meir, la casa Rubens, el bario del diamante y su fantástico estación central conocida como el “templo de mármol”.
Para los amantes del shopping, no es de extrañar que ante tanto escaparate se les haya quedado algo por el camino que les gustaría “revisar”. No hay ningún problema, ya que al terminar la visita dispondréis de 4 horas de tiempo libre para comer y recorrer a vuestro antojo la ciudad, realizar algunas compras  y, para los que prefieran la oferta cultural, visitar la interesante Casa Museo de Rubens o conocer la obra del pintor del interior de la Catedral. Los más golosos podrán igualmente deleitarse en la bonita tienda The Chocolate Line, situada en la famosa calle de las tiendas de Amberes, la calle Meir

TERCER DÍA: SÁBADO/BRUJAS

Uno de los lugares favoritos de los visitantes de Bélgica. Desde Bruselas recorreremos unos 100 km en dirección oeste hasta llegar a Brujas. Un viaje en el tiempo por una “Venecia del Norte”, un mágico enclave medieval lleno de canales y pequeños puentes. Brujas está repleta de pintorescos rincones, y lugares históricos y leyendas que nuestro guía os irá descubriendo.
Comenzaremos por el romántico Lago del Amor, la pequeña ciudad dentro de Brujas conocida como Beaterio, la fábrica de su tradicional cerveza Brugse Zot, el Hospital de San Juan, la fascinante Iglesia de Nuestra Señora de Brujas, la Plaza de los Curtidores, el precioso ayuntamiento gótico, el campanario medieval o la monumental Grote Markt.
Pero todavía queda mucho por ver, así que una vez terminada nuestra visita en Brujas dispondremos igualmente de tiempo libre para comer y seguir adentrándonos en este universo medieval. Visitar su Museo de la Cerveza, el original Museo Interactivo Historium, subir los 366 escalones de su torre Belfort o pasear hasta la zona de sus bonitos molinos.

CUARTO DÍA: DOMINGO/GANTE

El domingo descubriremos una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa, con un centro histórico tan monumental y apodada la « joya de Flandes » es para algunos la ciudad más bella de Bélgica
Al llegar a la ciudad que vio nacer a Carlos V, empezaremos nuestro recorrido por la fortaleza de  Gerardo el Diablo que formaba parte de la muralla de Gante en la Edad Media, continuando por la fabulosa Catedral de San Bavón, donde se halla el retablo de los hermanos Van Eyck, “La adoración del Cordero Místico”, el gran campanario patrimonio de la humanidad, la Iglesia de San Nicolás, el puerto medieval y los canales de Gante, el Mercado de la Carne o su Lonja del Pescado, para terminar en el Castillo de los Condes de Flandes.
Durante las cuatro horas de tiempo libre, además de disfrutar de la gastronomía belga, los amantes del arte no pueden perderse el famoso retablo de la Catedral de San Bavón  “La adoración el Cordero Místico”. Igualmente, una opción muy atractiva es disfrutar de un bonito paseo en barca, una forma de observar la ciudad desde otra perspectiva, la de los célebres canales flamencos.

PARA DESPEDIRSE

Ya de vuelta a Bruselas y una vez que recuperadas algo las fuerzas en el hotel, es el momento perfecto para disfrutar del ambiente nocturno de la Capital Europea. La ciudad no coincide con la fama que comparten muchos enclaves europeos de lugares aburridos, donde la vida se termina una vez que se pone el sol. Bruselas es una ciudad muy joven, con una gran oferta de actividades y eventos, de noche siempre hay vida y donde beber una buena cerveza. Sin ir más lejos, en pleno casco histórico de la ciudad encontramos la famosa cervecería Delirium Tremens, record Guinnes a la mayor variedad de cervezas en un local, con más de 3.000 marcas que hacen honor a la enorme tradición cervecera belga. Una forma perfecta para poner el punto y final a estas vacaciones muy bien aprovechadas, y despedirse de cara al viaje de vuelta a casa al día siguiente.

Nota: El domingo se vuelve a Bruselas entorno a las 19.30h, a tener en cuenta para los visitantes que tengan un vuelo en la misma jornada.