Os propongo una escapada a Córdoba, bella ciudad a orillas del Guadalquivir y al pie de Sierra Morena. Sería estupendo si puedes organizarte el tiempo para visitarla durante el mes mayo, pues es el mes grande en que se celebran sus principales fiestas. Encontrarás una ciudad engalanada para disfrutar de las Cruces de Mayo: cruces de hasta tres metros decoradas de flores en las principales calles y plazas de Córdoba. Todo esto amenizado con música de sevillanas y espectáculos de baile.

Otro evento que te sorprenderá en mayo es el Festival y Concurso Popular de los Patios Cordobeses. Durante dos semanas los participantes propietarios abren sus patios para que podamos admirar su belleza, ¡por algo la Unesco declaró que son los patios de Córdoba, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad! También en este caso, tienes actuaciones folclóricas aseguradas, con los mejores cantaores y bailaores de la zona. Algunos de los barrios más característicos son el del Alcázar Viejo, el barrio de la judería en el entorno de la Mezquita Catedral y en el Palacio de Viana, donde encontrarás hasta doce patios diferentes.

Córdoba tiene una gran riqueza cultural y monumental y su casco antiguo es también Patrimonio de la Humanidad, así como su Mezquita Catedral. Tienes infinidad de arquitectura histórica para visitar, iglesias fernandinas, Palacios, puentes y muchos jardines, parques y entornos naturales que descubrir.

Pero vamos a continuar destacando las fiestas que podrás vivir en Córdoba durante este mes de mayo ¿por qué no dedicar un tiempo a conocer donde nace el sabor del Sur? Con la fiesta de La Cata, todas las bodegas cordobesas se reúnen para que podamos degustar los mejores vinos de la provincia. Son protagonistas los vinos de Denominación de Origen Montilla-Moriles. Las diferentes variedades que nos ofrecen son el Fino, el Oloroso, el Pedro Ximénez, el Blanco Joven, el Cream, entre otras.

Y acabando el mes de mayo te encontrarás viviendo la Feria de Nuestra Señora de la Salud, punto y final del Mayo de Córdoba. Con hermosas cubiertas de bombillas, de hecho la portada de entrada al Recinto Ferial y su iluminación suponen el inicio de la Feria de Córdoba.

Y si todavía no has comprado ningún recuerdo de Córdoba para llevarte y no quieres marcharte de Córdoba sin haber comprado nada típico, no olvides elegir algo de su artesanía, sea cuero, orfebería y joyería (básicamente oro y plata) o cerámica.