cala-varques

Si hay algo que caracteriza la isla de Mallorca es la variedad de sus paisajes: largos y cálidos arenales como Es Trenc contrastan enormemente con las salvajes playas de la cara norte, como Sa Calobra o las incontables calas que aparecen, de golpe, tras los acantilados que perfilan la cara marina de la Serra de Tramuntana.
Se trata de una zona perfecta para descubrir con calma en un fin de semana, para conocer en primera persona las playas más famosas y, por supuesto, todos los pequeños rincones prácticamente inaccesibles por tierra que encontrarás a tu paso y en los que no podrás evitar fondear para darte un chapuzón. Una de las mejores maneras de descubrirlas en por supuesto por mar desde cualquier tipo de embarcación de recreo. ¿Zarpamos?
Una ruta por las playas del norte de Mallorca
La cara más amable del sur y el sureste de la isla hace que sean Es Trenc, las bahías de Alcudia y de Pollensa y calas como Cala d’Or las que se llevan el mayor flujo de gente durante los meses de verano, tanto en la costa como en el mar. Por este motivo, si quieres descubrir una de las facetas menos conocidas de la mayor de las Baleares, ¡no te pierdas este recorrido por el norte!
Sa Calobra
Una famosísima playa con un increíble acceso tanto por mar como por tierra: a estas dos calas, unidas por un túnel excavado en la tierra, puedes acceder por una escarpada carretera o bien tras realizar una larga y fantástica excursión por el Torrent de Pareis. Llegar a ella por mar no es menos espectacular: pocos son los que no se han sorprendido al encontrar este pequeño paraíso escondido entre grandes acantilados.

Cala Varques
Una pequeña joya entre peña y peña: este arenal aparece entre pinares como la ocasión perfecta para fondear, disfrutar de un mar casi transparente y pasar un día de playa en uno de los rincones más especiales de toda Mallorca.  Muy cerca encontrarás otras pequeñas calas como Cala Molins o Cala Carbó, una alternativa perfecta a la masificación de Pollensa o de Alcudia. ¡Imperdible!

Cala Tuent
Ubicada al amparo del Puig Major, Cala Tuent es una cala no apta para marineros no expertos: está muy abierta a la tramontana y sus aguas, por tanto, pueden llegar a ser bastante bravas. Es recomendable estar atento a posibles cambios de tiempo si vamos a fondear en esta Cala.  Aun así, un fondeo rápido está más que recomendado. ¡Seguro que no te arrepientes! Y para subsanar daños o posibles  percances en la mar, siempre deben  o puedes contar en tus  embarcaciones con completos seguros de barcos

nautia
Estas tres son las que hemos querido destacar, pero en tu recorrido encontrarás muchas más: Cala Mitjana, Es Matzoc, S’Arenalet des Verger… Todas únicas, todas especiales y, sin duda, todas perfectas para un pequeño descanso. ¿Nuestro consejo? Olvídate de los nombres y de las rutas y céntrate en disfrutar de cada rincón con la intensidad que se merece. ¡Solo así se convertirá en una experiencia inolvidable!