Los viajes para submarinistas son las vacaciones perfectas para todo amante del buceo que se precie de serlo. Este tipo de crucero se especializa exclusivamente en ofrecer a los clientes una serie de inmersiones en puntos marítimos de interés en los alrededores de una zona. Los buceadores viajan durante varios días en un barco que los lleva a distintos puntos donde realizan varias inmersiones al día. Estos lugares, más o menos lejanos, están elegidos con precisión para ofrecer una experiencia tan intensa como intensiva.


Como su nombre indica, un viaje de buceo está dedicado a pasar todo el tiempo posible bajo la superficie de las aguas. Si bien no es la mejor opción si queremos unas vacaciones que se basen en la oferta de turismo más tradicional, sí son una forma de que los apasionados del mar disfruten de lo que más les gusta; el submarinismo. Un viaje de
buceo en las Maldivas, uno de los lugares elegidos para este tipo de cruceros, supone pasar de una semana a dos semanas disfrutando cada día de nuestro deporte preferido y por supuesto, siempre es posible hacer un descanso para relajarse en sus playas paradisíacas.


El
Caribe, el Mar Rojo o el archipiélago de las Maldivas son algunos de los destinos elegidos para un viaje de buceo. En un crucero en Maldivas, por ejemplo, podemos disfrutar de los mejores puntos para realizar hasta cinco o seis inmersiones al día, incluyendo inmersiones nocturnas. De esta manera se puede llegar a explorar muy bien el fondo marino de la zona que visitamos y así descubrir todos sus secretos. En las distintas inmersiones, que pueden variar tanto en dificultad como en las especies que se espera avistar, comprobaremos que el mundo marino es muy rico y variado.


Un viaje de buceo es la mejor forma de llevarse de vuelta a casa un sinnúmero de experiencias bajo el mar.