El ICE HOTEL, una experiencia que no le dejará helado
Ubicado en Jukkasjärvi (Suecia), el hotel está hecho exlusivamente de hielo y de nieve procendentes del río Torne. Artistas y diseñadores colaboran cada año para la decoración del ambiente. El hotel resulta ser un espectacular y espléndida obra de arte. Este efímero hotel abre durante una temporada determinada. Propone múltiples actividades, por citar el descubierto de la cultura del pueblo local Sami, los deportes según la temporada. Para acostarse, no se preocupen, el hotel ya tiene previsto varias opciones para brindar una estancia « caliente » a los huéspedes.

Huésped en una cárcel

Sin ser un criminal, ahora existen celdas en las que se puede pernoctar. Se han acondicionado las cárceles para acoger a huéspedes. Algunas cárceles se han convertido en sofísticados y lujosos hoteles. Aún así ha desaparecido el carácter severo del lugar. Långholmen y Liberty Hotel, antiguas cárceles respectivamente en Estocolmo y en Boston, ofrecen hoy servicios de calidad que hacen olvidar su crudel historia. Otras cárceles han conservado su carácter original : los huéspedes pueden expermentar la vida auténtica de prisionero bajo la vigilancia de carceleros. Tal es el caso en Naval Port (Letonia) o en The Jail (Australia). El ambiente en esta última se quiere más relajado para los viajeros proponiéndoles la práctica de varios deportes.

Familiarizarse con las creaturas marinas

Una de las invenciones más espectaculares del hospedaje es sin duda alguna la del acondicionamento de un hotel submarino. El reto de la ley de immersión ha sido aceptado con la inauguración de Jules Undersea Lodge (Key Largo, Florida). Está ubicado el hotel a 9 metros bajo el agua y los huéspedes bajan… buceando. Cuenta con dos cuartos que acogen hasta seis personas. En el hotel resulta posible ducharse con agua caliente, ver la televisión, escuchar música o cocinar, todo eso contemplando el asombroso espectáculo de las creaturas marinas.

Convertirse en Tarzán y Jane

Desconectar los móviles y los portátiles, encontrar el silencio, contemplar el silencio de la naturaleza, escaparse por completo, vivir colgado de árboles. Hoy es posible gracias al gran número de hospedaje ubicado en los bosques en una vegetación profusa. Uno de estos hoteles es 727 Fuselage Home. Integrado por completo en la vegetación costaricense del Parque Nacional Manuel Antonio y realizado a partir de un Boeing 727 y de una cabaña, el interior del hotel es exclusivamente de madera. Con su restaurante, su terraza con vista panorámica que se da al Océano Pacífico, sus playas de arena blanca y sus piscinas, el hotel les dejará saborear la tranquilidad tropical. Una desorientación que le convertirá en Tarzán y Jane…

Aparte de los tipos de alojamientos comentados arriba, ya queda muchos establecimientos que les quedará bocabierta. Lo importante será probarlas para alejarse de veras de la rutina de los hoteles clásicos. ¡ Suerte y que le pase una estancia memorable !